Blackhold

Panecillo con huevo y souflé de fresa

Posted on octubre 23rd, 2015 by admin

Hoy abro una nueva categoría, la de las “cocinitas”! ya llevo unos días dándole vueltas y como en ningún sitio de éste blog pone que sólo voy a hablar de cosas de informática, os dejo otra de mis pequeñas habilidades, la cocina. Además hace unos meses un colega me dijo que cocinaba fatal y como consecuente comía fatal y quería que le enseñase recetas de cocina fáciles de hacer y sobretodo que indicase qué eran estos una pizca, un poquito y cosas que no quedan claras a la hora de seguir recetas de cocina, así que trataré en algunos posts de hacer recetas de cocina para que las puedan seguir los cabezacuadradas de los informáticos!

Vamos a empezar pues con un plato muy sencillo, para que os hagáis una idea, al llegar a casa éste mediodía la red de casa se había vuelto loca y mientras estaba haciendo esta cocinita, estaba reparando paralelamente la red de casa :)

Los ingredientes son un panecillo de viena (es un pan redondo no muy duro), un huevo y aceite de oliva, y ya está :) Materiales: nuestras manos, un vaso ancho, una cuchara sopera, un cuchillo, unas pinzas de cocina con la pala un poco ancha, una de estas cosas con aspas entrelazadas que a veces viene con los minipimer o a falta de ello esta cosa rara de color azul que hay en la foto de abajo y para no enguarrar demasiado, un plato.

01

Lo primero será poner el panecillo en el plato y le haremos un agujero en el medio, este plato también se conoce como nido de huevo. Lo importante al hacer el agujero, es que no lo hagamos demasiado hondo porqué sino podemos agujerear el panecillo por la parte de abajo, pero tiene que ser lo suficientemente hondo para que quepa la yema de un huevo (lo de color naranja).

02

Ahora empiezan los malabares, rompemos un huevo por la mitad encima del vaso, para que la clara (lo transparente) caiga dentro de él, con sumo cuidado y usando la cáscara del huevo vamos pasando la yema (lo naranja) de un trozo de la cascara al otro.

03

Luego, metemos la yema (lo naranja) dentro del agujero que le hemos hecho al panecillo.

04

Ahora vamos a usar la cosa esta azul que véis en la foto, lo metemos dentro de vaso donde está la clara y empezamos a montarla. Si sóis pobres como yo o no tenéis ni puñetera idea de donde está la pieza similar para el minipimer, usáis vuestras manos y empezáis a hacer girar de forma vertical éste artilugio, como si trataséis de hacer fuego en medio del campo cuando os habéis dejado el mechero (que es dificilisimo de cojones), por suerte, esto es más fácil y rápido :)

05

Seguís frotando con las manos hasta que la clara coja consistencia, cuanto mas consistente mejor. Lo importante es que no quede parte líquida. Va a quedar como nata de esta montada.

06

Ahora coged la sartén, os recomiendo que no sea muy grande (para derrochar el mínimo de aceite y también porqué cuanto mas pequeña más rápido se va a calentar el aceite) y le ponéis un par de dedos de altura de aceite. Y ponéis el fuego a máxima potencia.

07

Mientras de calienta el aceite, vamos a poner la clara montada encima del panecillo. Sólo le ponemos un poquito, lo justo que llene el agujero y cubra la yema.

A la que el aceite empiece a hacer burbujitas, ponéis el panecillo dentro de la sartén y bajáis el fuego para que no se queme la base del panecillo. Sabremos cual es la buena posición porqué el aceite seguirá haciendo burbujillas y no saldrá humo negro del mismo.

08

Cogemos una cuchara y empezamos a verter el aceite caliente sobre el panecillo hasta que se hinche un poco la clara montada.

09

A los 30 segundos, como mucho 1 minuto, cuando empiece a quedar dorada y dura la clara, será el momento de apagar el fuego y sacar el panecillo.

10

Lo ponemos en un plato para que se escurra el aceite.

11

Y éste es el resultado! :D

12

Como estamos en tiempos de crisis (aún) y se tiene que aprovechar todo, vamos a usar la clara montada sobrante para hacernos un delicioso y dulce postre, souflé de fresa!
Esta parte tendremos que hacerla justo al momento que queramos comer el postre, es decir, después de comer el panecillo de primer plato y del segundo plato (que un solo panecillo no alimenta mucho).

Los ingredientes que vamos a añadir serán azúcar y mermelada de fresa

13

Ponemos un poco de la clara montada dentro de un vaso de cristal, como en la foto

14

Vertemos una o dos cucharadas de café dentro del vaso (depende de lo dulzones que seáis) y una cucharada de mermelada de fresa y le damos dos vueltas con una cuchara (no lo mezcléis demasiado porqué se desmonta la clara y luego el invento se va al garete!)

15

Metemos el vaso en el microondas

16

Ponemos el microondas a media potencia y dejamos que el vaso vaya dando vueltas hasta que el souflé llegue hasta arriba del todo del vaso. Andaos con cuidado ya que el muy cabrón sube super rápido, la podéis liar y luego os va a tocar limpiar el microondas!

17

Al sacarlo del microondas si el souflé baja muy rápido es que la próxima vez os va a tocar montar más aún la clara. A medida que vayáis haciendo la receta le iréis pillando el tranquillo!

Ahora mismo hacía mucho tiempo que no hacía este plato y el souflé no me quedó como el de mi madre :P

This entry was posted on divendres, octubre 23rd, 2015 at 16:19 and is filed under Cocinitas. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

« »

guy fawkes