Blackhold

Guifi #15M

Posted on juny 20th, 2011 by admin

Llego a casa, estos días están siendo realmente duros, la constante tensión en el trabajo y el bullicio de la calle me están dejando sin fuerzas para seguir despierta y atenta a todo lo que ocurre, mi mente está al borde del colapso, pero sigo adelante, sé qué es lo que me pide el corazón, el ayudar dónde y cuando sea posible.
Llevamos ya algunos días tratando de localizar puntos de acceso a internet en plaza cataluña, para poder streamear en directo lo que está ocurriendo en las calles. Miles de personas indignadas han salido a la calle a protestar por los continuos recortes de la sanidad, infraestructuras, congelaciones de sueldo, políticos inculpados de corrupción política y que tienen el morro de presentarse como alcaldes, etc. el país está sumergido en una grave crisis financiera y mucha gente teme que la cosa pueda ir a peor, observando los vecinos portugueses y griegos. Somos la S de lo que los europeos llaman PIGS, Portugal, Italia, Grecia y Spain.


Decido levantarme del sofá al que hace pocos minutos he caído desplomada, desconecto la alimentación del portátil, pliego cuidadosamente el cable, con un golpecito cierro la tapa del ordenador y lo meto dentro de su funda de neopreno.
Voy por la mochila y como si de dar comida a un pato se tratase meto el cargador y el portátil dentro. De un revuelo cojo la grimpadora y los conectores rj-45, miro lado a lado si me olvido de alguna cosa mas, las llaves, las tarjetas, el móvil, el cable de red y las antenas.
Saco cuidadosamente las antenas de sus cajas y las coloco dentro de la mochila, impresionante! un portátil y 4 antenas con sus poe! no cabe nada mas, cojo una bolsa de plástico grande para la bobina de cable, ya que no quiero que nadie me pregunte dónde voy con aquella bobina. Me voy a un sitio lleno de policías de secreta, vigilando nuestros movimientos, estudiándonos, pero somos impredecibles y tenemos a la tecnología a nuestro favor. Hay formas de romper nuestra comunicación, pero aún no están preparados. También sus formas de romper nuestra implicarían romper la libertad de expresión, tal como ya hicieron hace unos días en Madrid, dónde se pusieron inhibidores de móviles (o simplemente las antenas se saturaron hehe). El wifi parecía funcionar aún :)

Compruebo que llevo las llaves en la mochila, decido ponerme las tarjetas en el bolsillo para tenerlas más a mano al entrar a los ferrocatas. Pulso el botón del ascensor y cierro suavemente la puerta de casa. Hago un suspiro y entro en el ascensor. El cacharro es lentísimo, pero de mientras me miro en el espejo, aún estoy un poco morena del último viaje a las islas baleares, pero es inevitable que se vean las oscuras ojeras de cansancio y de dormir poco, además de los continuos dolores de cabeza que me dejan hecha una mierda, llego en casa y me aborrece el ordenador aunque sé que haciendo más y más cosas me siento bien.

Planta baja, se abre la puerta y visualizo todos los detalles de la entrada nuevecentista típica de los pisos del eixample, hace un par de años la pintaron un poco porqué se estaba quedando ennegrecida, los primeros días la noté muy rara, pero espaciosa, cada día que pasaba pero me gustaba mas, aunque algunas cosas las hubiera hecho distintas. Muy bien lo de pintar el acero del ascensor como si fuese madera de pino, pero que pintasen la madera original del edificio como si fuese pino también, lo encuentro una aberración, al igual que el tubo de gas que cubre toda la entrada, pero en fin, es lo que hay.
Abro la puerta, pesa un poco, pero con una tirada brusca se abre bien. Al mismo momento entra un vecino, que había quedado ocultado por la mediana de la gran puerta que llega hasta el techo, le abro servilmente la puerta, lo saludo y sale la típica conversación de 20 segundos de qué tal el tiempo, me ve cargada y me pregunta que dónde voy y le digo a plaza cataluña a ayudar a unos compañeros con unos temas de informática, no quiero contarle nada de guifi, que aún atarán cabos con las antenitas que han florecido en la azotea estos últimos meses :P Ahora no es el momento de abrir nuevas cosas, tenemos que centrarnos en lo que importa.

Pom y con un saltito mis pies planan encima de los cuadraditos que hay en la acera, mejor que las florecillas cutres setentonas que hay aún en algunos sitios de la ciudad. Aprovecho el impulso para correr hasta la boca de los ferrocarriles, con un poco de suerte aún tendré tiempo de pillar el semáforo en verde. Cruzo y freno la marcha, me pongo la mochila delante para coger los auriculares y el mp3, pero me cuesta horrores, soy demasiada bruta y he cargado demasiado la mochila. La dejo un momento al suelo y paso los pies por las asas para que no venga ningún espabilado y se me lleve de nuevo el portátil. Eureka! cierro la mochila y me la cargo de nuevo en la espalda. Hago un saltito para que se acabe de poner bien y enciendo el mp3, moviéndolo de lado a lado para ver el efecto chungo que hacen las lucecitas, fijo que si miras mucho rato te quedas medio lelo ahí mismo! Suena pharna yahrma, un poco fuertecito, pero ya va bien, necesito activarme un poquitín.
Bajo las escaleras al ritmo de la música, voy con un poco de prisa, me están esperando. Justo entro en el hall de la estación desenfundo mi cartuchera de tarjetas y saco mi T-10 como si de un revólver se tratase, tengo que ser la más rápida, flas flas! la cowgirl urbanita… en fín, realmente patético.

Esquivo a la gente, una tipa está charlando por el móvil y se está moviendo de lado a lado, a ver! por la izquierda o por la derecha, paso por su derecha, así si hace un cambio brusco voy a poder esquivarla mejor. Con un salto cruzo los túneles y me pongo al que baja dirección plaza cataluña, mientras voy bajando observo el diseño de la estación, también nuevecentista.
Bien las escaleras están vacías, pero de repente se oye el beep beep beep del cierre de las puertas y empieza a subir por la estrecha escalera una lengua de personas medio zombies con caras de indiferencia, pero algunas de infelicidad, ¿qué ocurrirá en sus vidas? ¿qué cosas tendremos en común? me he despistado un microsegundo y casi me tiro encima de un chico, por suerte no me he caído y no me ha hecho falta su ayuda, pero se lo agradezco igualmente al momento que me saco un auricular de la oreja para poder regular la voz.

El tren ya se ha ido y tengo que esperar al siguiente, ando tranquilamente por el andén, pero mi cabeza va moviéndose al ritmo de la música, miro lado a lado las personas, como visten, lo que llevan en las manos. Nada me llama la atención. Miro los carteles publicitarios, todos de universidades y alguno de una ONG. Ninguno de mi aparente interés, diviso a la lejanía el último banco, me lo fijo como objetivo donde plantar mi culo mientras viene el próximo tren. Me siento, pero de repente una corriente de aire y a los segundos un par de comboys entrando lentamente a la estación. Línea 7, Av. Tibidabo, los trenes antiguos, los de las líneas de Sabadell y Terrassa son un poco mas nuevos y largos, pero ir con los trenes de la Línea 7 y 8 tiene también su encanto, me trae recuerdos de cuando era pequeña y veníamos a Barcelona a pasar las navidades en casa de los abuelos. Solíamos usar este transporte para ir a casa de mis tíos, un par de paradas más arriba.

Pulso el desgastado botón verde de abrir la puerta, lo pulso varias veces y finalmente se abre. Me retiro a un lado para dejar salir a la gente, pero el maquinista trata de cerrar las puertas lo más rápido posible y antes de que se cierren trato de colarme detrás del último. Cojo aire y miro si hay algún sitio libre, nada, así que me apoyo en una de las pareces y me fijo en un punto inexistente. En el metro la gente se siente incómoda si la miras demasiado, así que lo mejor es mirar hacia ninguna parte e ir a tu rollo. Me concentro en la música y miro por la ventana, diviso los cables eléctricos que pasan por el lado del tren iluminados por la luz que sale de los ventanales. Cada pocos metros un fluorescente lleno de polvo pasa fugazmente.
El ferrocarril se para de repente y quedamos dentro del túnel, este pequeño instante se hace eterno, pero ya sé que es para que puedan poner bien las vías para entrar el comboy en el andén correcto. A veces no se para, pero a veces si. Depende de la inspiración del intercambiador las agujas de aquel día ;)

El ferrocarrill llega a su andén y se para, miro las luces por dónde se tiene que salir y me dirijo a la puerta de la izquierda. Esquivo de nuevo las personas y hago una pequeña carrera hacia las escaleras mecánicas para no sufrir el efecto embudo y tener que esperar un poco. Lo consigo y trato de subir enérgicamente las gruesas escaleras mecánicas por la izquierda, el cable me molesta para pasar, pero no sé si voy a necesitarlo. Más cabe ser precavido.

Salgo a la calle y veo muchísima gente, saco la cámara que llevo colgada en el brazo y saco algunas fotos, la combinación de luz guapísima. Es la segunda vez que vengo a la plaza. Todo está super cambiado, han aparecido carpas por todo el alrededor interno de la plaza, las comisiones. Así que trato de localizar la de comunicación, en fin, la dónde podría encontrar a todos los geeks. Finalmente me los encuentro y están todos aquí trabajando frenéticamente en coordinar todo lo posible la parte de comunicación, saber lo que está ocurriendo fuera y dentro de la plaza. Veo muchas caras nuevas, pero una muy buena sensación y lo mejor de todo que había bastantes gnu/linux encima de las mesas :D
De repente alguien dice mi nickname, Blackhold, y me giro, como si Blackhold fuese mi nombre de pila, es un chico de Sants que está metido en guifi y me pregunta si he llevado las antenas. Afirmo. Así que nos vamos a ver una ubicación dónde ha salido un vecino que ofrecía una conexión a internet. En plaza Cataluña localizar particulares es realmente complicado, ya que todos los edificios que hay ahí son de oficinas o centros comerciales. Nuevamente patético. De repente en la puerta nos encontramos un grupo de personas, con la misma cara de perdidos que nosotros, a uno de ellos le tengo la cara vista, pero en este momento no logro saber de qué lo conozco. Parece que ellos han usado el mismo contacto que nosotros, así que nos repartimos el trabajo, el chico de sants se queda con ellos para configurar una antena y yo me voy a comunicación a configurar la otra.
A los pocos minutos ya tenemos salida a internet por esta conexión, va bastante bien, al igual que el enlace que hicimos de estrangis hacía un par de días con una antena en un edificio de oficinas. Ojalá aquel primer enlace hubiese sido fijo! pero sólo duró un par de horitas :(
Cómo no puedo ayudar en nada mas me voy a casa a descansar, ya es la 1 y la emoción de hacer un enlace wifi para poder ofrecer conexión a internet a la comisión de comunicación es una gran azaña. Estoy emocionada, pero no eufórica, sé que aquello puede mejorar.

Pasan los días, y nos comentan que el enlace aquel que teníamos inicialmente se tiene que sacar porque al propietario la conexión a internet le va tremendamente lenta. Vamos a buscar otra ubicación que nos ha dado el contacto el hombre que nos prestaba la ADSL, pero no nos sirve porque el router está en una sala interna y no es posible hacer llegar la señal a la plaza, además si tirásemos cables estos molestarían y no permitirían cerrar la ventana.
Esta misma mañana se nos ha puesto en contacto un tipo que ya conoce guifi.net, está en un piso de alquiler, él en un mes se va, pero lo ha hablado con su compañera y está de acuerdo en ofrecer su azotea. Llevo antenas de más, así que vamos a ver el sitio y con el material que tenemos tratamos de hacer el enlace. Durante el día nos lo hemos estado mirando y es complicado ya que tenemos que hacer entrar la señal wifi a la plaza rebotando en los edificios. Esto con wifi sin tecnología mimo nos podríamos olvidar, pero precisamente la tecnología que se está empezando a usar en guifi es mimo y N ;) así que en plan kamikaze nos subimos a la azotea y plantamos las antenas donde podemos. El chico de sants se va a la plaza con la antena ya configurada (venid de casa con los deberes hechos) y de pura chorra nos conectamos y realmente bien y con un enlace muy estable para hacerlo rebotar en unas cristaleras de un edificio.
Otra vez la micro sensación de emoción, pero la sensación la de montar otra antena mas, quizás será el cansancio.

El enlace sigue realmente estable durante unos días, y decidimos montar un supernodo en esta ubicación para que siempre haya conexión guifi estable en plaza cataluña (una cosa que llevo persiguiendo hace ya varios meses), pedimos a la asamblea de comunicación si estarían de acuerdo en apadrinar este supernodo y asienten. La idea es poder conectar la plaza a la red guifi, dónde tenemos distintos servicios, el que más suele interesar a la gente es la de la salida a internet.
Con la viabilidad de conectar plaza cataluña a guifi empiezan a salir ideas de cómo darle más sentido a la red guifi y usar sus servicios internos.

Conseguimos el dinero para adquirir el material para montar el supernodo, lo pedimos.

Durante los días de espera van ocurriendo otras cosas. Una de ellas es un enlace de 23km wifi desde Barcelona a Lliçà d’Amunt. De momento hacemos el enlace y luego cuando comprobemos que es estable ya abriremos las rutas y crearemos otra redundancia. Estoy muy contenta de cómo evoluciona y funciona la red de la cooperativa últimamente, los pings de 3 a 5 milisegundos a 3 saltos realmente son impresionantes comparados a los 300-500-1500 de antes :) las cosas si se trabajan tienen que salir bien y si estas funcionan siempre darán mucho menos trabajo. ¡Lo bueno se hace esperar!

Llega el material para el supernodo y frenéticamente lo configuro en la web, se trata de un supernodo híbrido, los supernodos con los cuales he aprendido a montar supernodos.
Hace ya unos meses que les estoy metiendo la zarpa, ya que considero que es un dispositivo que permite montar supernodos realmente modulables y ampliables. Me apena sentir que un supernodo no se puede ampliar porque no le caben más radios, con estos ya no hay excusa. Además el hardware es realmente económico y apenas tienes que perder una tarde haciendo manualidades.
Realmente confío en que estos dispositivos aún den la talla dentro de un tiempo, pero hardware más barato, más fácil de que deje de funcionar de repente. Ya sabemos de qué va esto de la obsolescencia programada.
Básicamente la idea es, sacar el dispositivo de la caja, descargar la configuración de la web y colgarlo. En pocas horas puedes tener un nuevo supernodo funcionando y de una forma muy limpia.

Subimos a la azotea y nos miramos como orientamos las antenas, el día que montamos la antena deprisa y corriendo era de noche y simplemente habíamos hecho un scan con el móvil para ver la viabilidad del enlace, -72db, creíamos que no habría ningún problema en conectar con una antena ubiquiti, pero al ser de día vemos que hay una magnífica pared de tochana que nos tapa el edificio que nos queremos conectar. Además el enlace que íbamos a hacer era de 5GHz, que traviesa menos las paredes.
De repente nos entra el cangueli y nos preguntamos ¿qué hacemos?, ¿tenemos que abortar la misión? El ambiente es tenso y realmente decepcionante, pero decidimos probar de tirar adelante, el no ya lo tenemos.

Enfocamos la nanobridge a 5 y la conectamos por el poe passthrough de la nano M5. Esto en anterioridad lo había hecho con el POE que viene con las ubiquiti y sé que no tiene suficiente potencia para alimentar las dos antenas. La nano M5 básicamente se queda frita si tiene algún otro cacharro conectado a la wifi, pero por suerte, si no te conectas a ningún sitio con la nano M5 ni haces de AP si aguanta. Así que probamos de enlazar con la nanobridge y efectivamente nos conectamos, el tema del POE simplemente se soluciona metiendo un POE que tenga más potencia.
Probamos de salir con nuestros portátiles y como es común en las antenas de xsf sale su hotspot, tienes que fragmentar la red para que no pase. El hotspot la idea es que acabe desapareciendo y que la gente se la conecte directamente con un tunnel VPN. En fin, nada secreto, ni extraño, ni difícil.

Estos días he ido liadísima con esto y otras cosas, me hubiese gustado escribir este post hace ya unos días, y haberlo hecho un poco más extenso, contando los viajecitos por Girona.

Más vale tarde que nunca.

Este post se lo dedico a todos aquellos que han hecho guifi en algún rincón u otro del planeta para alimentar de conexión a internet estas protestas que están ocurriendo en las calles, internet es nuestro medio, es nuestra mayor arma de difusión masiva.

3 Responses to “Guifi #15M”

knoppixjuny 20th, 2011 at 23:16

jur quin rollo q cardes nena jaaja. aquí va ser mes fàcil enllaç amb l’Ateneu217 amb una locoM2 fent un bridge des de la pensió..
xd

Leave a Response

« »

guy fawkes