la luna de cerca

Este fin de semana he visto por primera vez a la vida la luna de cerca.
El artilugio que lo ha permitido ha sido un telescopio robotizado, cosa que no sabíamos al momento que estábamos tratando de enfocar a la luna.

La sensación de poder ver tan lejos ha hecho que en unos instantes te transformases en un ser minúsculo, el detalle de los cráteres era tal que podías divisar su sombra sobre el terreno amarillento de la luna.

A menudo vemos fotografías de cosas que quizás podremos ver en nuestra vida, alguna de ellas maravillosos paisajes, frondosos bosques, gigantescos icebergs, pero nada es mejor que verlo en vivo y en directo, aunque sea con la ayuda de la tecnología, el notar que estás ahí y que lo que estás viendo existe de verdad.

vine a la nautarquia

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada